jueves, 21 de junio de 2012

La gesta del Regimiento Alcántara y su Laureada Colectiva

Por el Excmo. Sr. don Alfonso de la Rosa Morena,
Teniente General del Arma de Caballería, Director del CESEDEN

( Agradecemos al general De la Rosa su autorización
expresa para publicar en nuestro blog estos escritos )


El Consejo de Ministros, reunido el 1 de junio de 2012, propuso a SM el Rey, Soberano de la Orden de San Fernando, y éste ha tenido a bien, conceder al Regimiento de Caballería Alcántara, la Cruz Laureada Colectiva de San Fernando, la más alta condecoración militar española.

Tras 91 años se reconoce el valor heroico demostrado en la acción en la que en un 22 de julio de 1921 y protegiendo la retirada de las tropas que desde Annual se replegaban hacia Melilla, supieron demostrar el espíritu de sacrificio de la Caballería.

La mayor parte de los integrantes del Regimiento, 28 de los 32 Oficiales y 523 de los 685 de las clases de tropa fallecieron en esas acciones. Muy pocos fueron los extenuados jinetes del Alcántara que lograron sobrevivir aquella tarde. Hasta ocho veces, la última de ellas con los caballos al paso, fruto de su agotamiento, cargó el Alcántara contra los harqueños que diezmaban las unidades españolas en retirada.

Este glorioso y por fin laureado Regimiento fue el mismo que en el año 1959 y procedente de Melilla llegó a Jaén y durante 6 años permaneció en lo que se llamó Cuartel de Vaciacostales, hoy cocheras del tranvía.

Por sus filas pasaron un gran número de jiennenses que dejaron en los pliegues de su Estandarte el beso con el que juraron su compromiso con España. Estoy convencido que hoy se sentirán más orgullosos de haber servido en un oficialmente reconocido “Heroico Regimiento”.

Somos muchos los jiennenses, que ya peinamos canas, que recordamos los espectaculares desfiles a caballo por las calles de Jaén, de sus jinetes vestidos con sus capas blancas, como herederos que fueron de los Grupos de Caballería de las Fuerzas Regulares.

Pronto dejó el Alcántara la ciudad de Jaén, en Febrero de 1966 volvería a la ciudad de Melilla, pero en base a uno de sus dos Grupos de Escuadrones se formó el Grupo Ligero de Caballería IX, una unidad más reducida, ya sin caballos, que hasta diciembre de 1985, fecha de su disolución, completó 25 años de presencia de la Caballería en la ciudad de Jaén.

La Laureada pendiente ha sido concedida 91 años después







Pintura dedicada al Regimiento Alcántara


El Regimiento Alcántara llega a Jaén en Diciembre de 1959.

El Grupo Ligero de Caballería IX se funda en Febrero de 1966 en base a uno de los dos Grupos de Escuadrones de este heroico Regimiento.

En el Monumento a los Caídos del Cuartel de Vaciacostales había una lápida con esta leyenda:

A LOS HEROICOS JINETES DE ALCANTARA QUE SUPIERON ENSEÑAR COMO SE MUERE POR LA PATRIA Y CUAL ES EL DEBER DE TODO ESPAÑOL


La muerte heroica de un Educando de Banda

La monjita que acompañaba al muchacho, en uno de los primeros días de Enero de 1921, hasta el acuartelamiento del Regimiento de Caballería “Cazadores de Alcántara” Nº 14 en Melilla, era la misma que catorce años atrás se encontraba de guardia junto al torno del hospicio donde era depositado un niño en un cesto de mimbre y con una nota escrita a lápiz donde con cierta dificultad podía leerse: “Este niño no ha sido bautizado, cuiden de él por amor de Dios y hagan que el día de mañana sea un hombre honrado y de provecho”.  Durante el trayecto, la monja iba recordando esa fría noche de Enero de 1907, cuando, medio adormilada en su guardia, creyó sentir el tintineo de la campanita, producido por el desplazamiento circular del torno al girar sobre sus goznes, así como los pasos presurosos al alejarse, de la persona que había depositado en él la cesta con el niño en su interior.  Y este era el muchacho, todavía un niño, que educado por la comunidad religiosa del benéfico centro durante sus primeros 14 años, camina hoy a  su lado con cierta tristeza reflejada en sus ojos, al tener que abandonar el centro donde se crió, pero con la alegría que le producía el saber que, si todo iba bien,  ese mismo día podría vestir el honroso uniforme de la Caballería Española; ya que desde meses atrás y esperando tener cumplida la edad reglamentaria, 14 años, había venido manifestando su deseo de “sentar plaza” como educando de banda para luego seguir la honrosa carrera de las armas y poder alcanzar con su esfuerzo y estudio los nobles y honrados galones de Suboficial Maestro de Banda del Arma de Caballería.  Empleo éste, que ya habían alcanzado varios de sus más antiguos compañeros del hospicio, para honra, satisfacción y estímulo de esta  noble, caritativa y benéfica Institución.

No hubo problema alguno en la filiación del muchacho. El Coronel prometió a la monjita que podía marcharse tranquila, ya que desde ese momento el chico quedaba bajo su protección y al amparo del glorioso Estandarte del Regimiento.  Reconocido por el Capitán médico y declarado “útil y apto” para el servicio de las armas, el chico fue filiado como “Educando de Banda” voluntario, por un período de cuatro años y “sin opción a premio”. En el mismo acto, el Sr. Coronel ordenó al Suboficial Maestro de Banda del Regimiento que se hiciera cargo del nuevo educando, al que iniciaría en la enseñanza de los toques de clarín y de trompeta reglamentarios en la Caballería y de cuyos progresos le tuviese puntualmente informado. Esto, sin menoscabo de la asistencia del muchacho a las Academias Regimentales para que siguiera progresando en el noble arte de la escritura, la lectura y las cuatro reglas fundamentales de la aritmética. Ordena finalmente el Coronel al Subayudante, que por la sastrería del Cuerpo se le confeccione un uniforme de paseo al nuevo educando adecuado a su edad y estatura.

Habían transcurrido ya seis meses desde aquél día y ahora estamos en el mes de Julio del citado año 1921. El Regimiento de Cazadores de Alcántara se encuentra destacado, en misiones de campaña, en las desérticas llanuras de Annual, Zona Oriental del Protectorado de España en el Norte de África.  Durante los días 21 y 22 del citado mes de Julio –días tristísimos para la Patria- se ha producido el derrumbamiento de la Comandancia General de Melilla, y la propia plaza de Soberanía española ha estado a punto de caer bajo las hordas rifeñas, sublevadas contra España por el cabecilla Abd-el-Krim. De la Península, acuden en socorro de la plaza melillense varios batallones de Infantería y con la mayor urgencia se trasladan también hasta Melilla, desde la Zona Occidental del Protectorado, los Regulares de González Tablas y el Tercio de Extranjeros  al mando de su jefe, el Teniente Coronel Don José Millán Astray Terreros.

En Annual nuestras tropas han sido masacradas por las cábilas de harqueños declarados en rebeldía, y la desesperación, el pánico y el desaliento han cundido entre nuestros soldados y han llevado a la deserción de la mayor parte de unidades indígenas que servían bajo nuestra bandera.  El Comandante General de Melilla, Don Manuel Fernández Silvestre ha muerto, al parecer disparando su pistola contra el enemigo, aunque su cadáver nunca fue encontrado.

El General de Brigada de Caballería Don Felipe Navarro y Ceballos-Escalera, 2º Jefe de la Comandancia General asume el mando y concentra las dispersas tropas en Dar Drius, para intentar desde allí la retirada a las sucesivas posiciones de El Batel y Tistutin (donde comienza el ferrocarril minero que facilitará la evacuación de heridos y enfermos hasta Melilla), para enlazar posteriormente con Monte Arruit y esperar allí, en posición defensiva, la llegada de refuerzos urgentemente solicitados.

A las tres de la tarde del día 23 de Julio, el General Navarro ordena la retirada hacia la posición de “El Batel”, si bien preocupado sobremanera por el bajo estado moral de las tropas con el consiguiente detrimento de la disciplina. De la protección de la columna encarga al Regimiento de Caballería “ALCÁNTARA” Nº 14, que tras la muerte heroica de su coronel Don Francisco Manella Corrales, ha tomado el mando, el Teniente Coronel Don Fernando Primo de Rivera y Orbaneja, ilustre jefe del Arma de Caballería, Profesor de Equitación Militar y hermano menor del Teniente General de sus mismos apellidos. Don Fernando sabe que la papeleta que le ha encargado el general es de difícil solución. En una palabra, el cumplimiento de la misión implica que el Regimiento se ha de sacrificar, si preciso fuere, en beneficio del resto de sus compañeros de armas. En el Regimiento, a nadie se le oculta la gravedad de la  misión encomendada.

Puesta en marcha la columna, escoltada por los escuadrones de “Alcántara” nuestras tropas avanzan sin novedad, si bien y a poco de comenzar el avance ya tiene el Regimiento que dar su primera carga, pues un pequeño convoy, con los heridos mas graves, estaba siendo atacado por los harqueños. El teniente coronel manda cargar a uno de sus escuadrones, haciendo replegarse al enemigo y consiguiendo que el convoy se abra paso y llegue sin novedad a Melilla.  Sobre las cuatro de la tarde, y tras una hora de marcha, la columna logra alcanzar el cauce del Rio Igán, que en este mes de Julio baja completamente seco.  Allí han tendido los moros una emboscada a la columna y de improviso el fuego rifeño se hace patente desde los montes y laderas cercanas. El enemigo, muy superior en número y crecido por la victoria sobre nuestras tropas en Annual, ataca decidido sobre nuestros desmoralizados efectivos. El Teniente Coronel Primo de Rivera sabe que ha llegado la hora del sacrificio. El Regimiento entero sucumbirá, si es necesario, para que la columna pueda progresar hasta alcanzar “El Batel”.

Reagrupado el Regimiento, el teniente coronel manda que los escuadrones formen en “línea de a cuatro”, para acto seguido, con su voz fuerte y bien timbrada, arengar a sus soldados:

“La situación , como ustedes pueden ver es crítica, ha llegado el momento de sacrificarse por la Patria cumpliendo la la sagrada misión del Arma, que cada cual ocupe su puesto y cumpla con su deber”.

El joven educando de nuestra historia que habíamos dejado recién filiado el día de su ingreso en el Regimiento, pese a su juventud y al corto tiempo que lleva en el mismo, actúa ya como “trompeta o clarín de órdenes”, y ocupa su puesto en formación “a dos largos de caballo y a la izquierda” del que monta el jefe, esperando con el clarín pegado a los labios la orden de este para dar los toque reglamentarios.

Intuyendo que hoy va a ser un día de gloria para el Regimiento, ha adornado su clarín de mando con vestiduras de gala, figurando en su anverso bellamente bordada las armas de la Caballera y en el reverso, sobre fondo blanco la Cruz flordelisada de la Orden de Alcántara, bordada en verde, que da  nombre al Regimiento.

El Teniente Coronel lo mira fijamente y compadecido quizás por su extrema juventud, le ordena retirarse a retaguardia junto al resto de la banda, pues no lo necesita, le dice, toda vez que mandará el Regimiento “a la voz”. El joven trompetilla hace como que obedece y simula retirarse, pero en su mente resuena aún con fuerza la fórmula de su reciente juramento al Estandarte, en lo que dice de “Obedecer y respetar siempre a vuestros jefes, no abandonarles nunca...”. Y si había jurado esto ¿cómo iba él a “abandonar” a su Teniente Coronel en estos momentos de peligro?. Jamás lo haría, sino podía combatir como educando lo haría como soldado, pues ya dejó de ser un niño el día que vistió el honroso uniforme de la Caballería.

Puesto el Regimiento al paso, el Teniente Coronel desenvaina y a la voz ordena a sus escuadrones: ¡Saquen... Sables!, y los sables de los jinetes de “Alcántara” brillan refulgentes cual rayos cegadores al salir de sus vainas, mientras golpean con sus espuelas los ijares de sus caballos para pasar “al trote” y alcanzar poco después el galope. De nuevo suena potente la voz del Teniente Coronel Primo de Rivera ordenando: ¡Para cargar!  Y acto seguido da la voz ejecutiva:

¡Carguen! ¡VIVA ESPAÑA! 

Como un alud impetuoso la masa de jinetes arremete contra los harqueños recibiendo al descrestar un nutrido fuego de fusilería, que hace aumentar el galope hasta convertirse en un huracán desenfrenado.  El combate adquiere una fiereza descomunal. Las cargas se suceden pero el enemigo es muy superior en número y además domina perfectamente el medio y conoce palmo a palmo el terreno en que combate. Las bajas en los escuadrones empiezan a ser muy numerosas. Nuestro trompetilla de órdenes, con el clarín colgado a la espalda, clava las espuelas a su caballo y combatiendo como soldado, su sable, al que su débil brazo le cuesta trabajo sostener, se abate terrible buscando una y otra vez el cuerpo del enemigo.

Pero ahora, un golpe seco en el pecho seguido de un fuerte dolor junto al corazón, le hacen tambalearse en el caballo al haber sido alcanzado por una bala rifeña. Derribado al fin, la vista se le nubla y a su mente acude la imagen de una bella mujer que le sonríe y le llama con cariño a su lado. La dama que así se le presenta en su mente febril no es otra que su madre a quien nunca conoció. Después la oscuridad, el vacío, la nada. El joven educando había dejado de existir. De su cuello aún pende su clarín engalanado, salpicado ahora por la sangre tan generosamente derramada.

¡¡¡ carguen... VIVA ESPAÑA!!!

A estas alturas del combate, el Regimiento ha sufrido un gran quebranto. (También las bajas de los rifeños son muy numerosas).  Exhaustos jinetes y caballos por las cargas que llevan dadas, el tormento de la sed se hace insoportable. Una oscura costra formada por el polvo y el sudor surcaba el curtido rostro de los jinetes de Alcántara, denotando bien a las claras las varias horas de feroz refriega soportadas bajo el ardiente sol africano.  El desánimo parece que empieza a cundir entre los soldados. Y es en estos momentos de suprema angustia, cuando el Teniente Coronel Primo de Rivera, erguido majestuosamente sobre su caballo “Vendimiar”, un magnífico ejemplar español “pura sangre”, que el ilustre jefe maneja con singular maestría, arenga de nuevo a sus soldados y les pide un postrer sacrificio.

El Regimiento va a dar su última carga (la octava); si bien, y dado el grado de extenuación de jinetes y caballos, se va a producir un hecho histórico en los anales de la Caballería de todo el mundo. El Regimiento, altamente disminuido por el gran número de bajas, va a dar esta última carga con los caballos ¡al paso!

En la extrema retaguardia se encuentra formada a caballo la banda Regimental integrada por 13 jovencísimos “Educandos de Banda” a los que hay que deducir la baja del trompetilla de nuestra historia tan gloriosamente caído- , y al mando del Suboficial Maestro de Banda del Regimiento. Se encuentra también formados en retaguardia, los tres Oficiales Veterinarios, junto al Capellán y al Teniente Médico. Enfrascado el “pater” en reconfortar espiritualmente a los soldados moribundos, y esforzándose el médico en curar a los heridos y aliviar sus sufrimientos; todo ello bajo el fuego enemigo y con los precarios medios clínicos de que dispone.

Enardecidos por la vibrante arenga de su Teniente Coronel, los escuadrones de “Alcántara” vuelven de nuevo sobre los moros, pero como se ha dicho, a estas alturas del combate, las fuerzas van faltando y los caballos apenas si responden a las espuelas de sus jinetes.  Carga por última vez “al paso” el Regimiento, adentrándose con brío entre las zarzas y parapetos de los rifeños y bajo una lluvia de encendidas balas.

Muchos de los jinetes caen derribados en tierra y aún se defienden, sable en mano, del enemigo que les rodea.  Atentos a la arenga del Jefe del Regimiento, y expectantes ante el cariz que está tomando la desigual pelea, los tres Alféreces Veterinarios (Veterinarios Terceros en la denominación oficial) saben que ha llegado también para ellos la hora del sacrificio. Pese a ser “Oficiales Facultativos” (sin mando de armas) tienen profundamente arraigado el sentimiento de que, por encima de todo, son Oficiales del Regimiento de “Alcántara”, que en esta tarde del 23 de Julio, y en estos momentos de gravísimo peligro para su Regimiento, van a intentar conciliar lo aprendido en sus respectivas Facultades de Veterinaria con la asignatura sublime del amor a España, representada en la defensa del glorioso Estandarte del Regimiento; y así, transformados en un momento en Oficiales de Caballería, intentan cubrir las numerosas bajas de sus compañeros del Arma, cargando con brío contra las posiciones rifeñas.

Al fin los esfuerzos de Primo de Rivera y el brío y el tesón puesto de manifiesto por los bravos soldados y oficiales de “ALCÁNTARA” se ven culminados con el éxito. Duramente quebrantados los rifeños por el férreo castigo infligido por nuestros soldados que en impetuosa carga han irrumpido de nuevo entre sus filas, les obliga a ceder ante el terreno replegándose.

Cumplida la misión, cuando ya las sombras de la noche se han hecho patentes sobre el límpido cielo africano, los escuadrones se van incorporando poco a poco hacia la posición de “El Batel”,- muchos de los extenuados soldados marchan a pie, llevando de la brida a su no menos extenuado caballo- donde ya la columna del General Navarro había logrado alcanzar la posición, a costa eso sí, de la casi total destrucción de sus hermanos de Caballería.  Entre los que marchan a pie, y mezclado con sus soldados, figura el Teniente Coronel Primo de Rivera, a quien han matado a su corcel “Vendimiar” y ha rehusado aceptar las ofertas de cederle el suyo los soldados que aún lo conservan. Al anochecer de aquel fatídico 22 de Julio de 1921 “ALCÁNTARA” había dejado de ser un Regimiento, pero el Libro de la Historia le abriría desde entonces una de sus mas brillantes páginas.

De los hombres que formaban el Regimiento al toque de diana, al pasar la reglamentaria  lista de Retreta en la noche de ese día 22 de Julio, 28 de los 32 oficiales y 523 de los 685 clases de tropa habían muerto en combate, Sólo 67 jinetes extenuados consiguieron alcanzar la posición de El Batel.

Entre los muertos, los 13 jovencísimos trompetas que formaban la banda, y entre ellos, como se ha relatado, el joven educando de nuestra historia.


1 comentario:

  1. Hoy 28/08/2012 me vengo enterando que mi padre politico (q.e.d.) fue uno de los sobrevivientes a
    esta gesta heroica.
    Me agradaria mucho saber mas detalles de este
    hecho. Les agradeceria muchisimo.

    ResponderEliminar

Temas del blog:

12 de Octubre (3) Academia de Caballería (13) Academia General Básica de Suboficiales (6) Academia General Militar (4) Afganistán (14) Alcalde de Móstoles (1) Amar (2) Amigos del Camino Español de los Tercios (2) Ángel Tornel Yáñez (1) Aniversario (8) Annual (3) Arma de Caballería (17) arriado de la Bandera (1) Artillería (1) Arturo Prat Chacón (1) asamblea ordinaria (4) Asarta (4) Asasve (1) Asociación (10) Asociación Retógenes (2) ASPFOR (1) Avilés (1) Bailén (5) Banda de Guerra (2) Base Militar El Empecinado (7) Batalla de Villaviciosa (2) boina verde (1) Bosnia (1) Brigada Paracaidista (2) Brihuega (2) BRILAT (4) BRILEG (2) BRIMZ (1) Caballería Tradicional Chilena (1) Cabezón de Pisuerga (2) Cabo Arancha López Muñiz (1) Cáceres (1) Cádiz (2) caídos (6) Capitán Germán Segura García (1) carga (1) Cariñena (1) Carlos Molero (3) Carmona Silvestre (1) carrera (1) Carro Leopardo 2E (1) carros de combate (2) Carta a un militar español (1) cascos azules (9) CEFOT (2) chambergo (1) Charoska (1) Chile (3) Círculo de amigos de las FAS (5) clarines (2) Comandante Julio Benítez (1) comienzo de curso (1) condecoraciones (3) Conmemoración (1) Consejo Superior del Ejército (1) Coronel Blanco Areán (2) Coronel Fernando de Prat Martí (1) Coronel Lorenzo y Ponce de León (5) Coronel Martínez Delgado (6) Coronel Truchuelo (4) Cristo de la Buena Muerte (2) Cruz del Mérito Militar con distintivo rojo (1) Cruz Laureada de San Fernando (4) cuartel Conde Ansúrez (1) Cultura de defensa (14) customización (1) Defensa (1) denominación (1) Desastre (1) Desfile (1) destacamento de El Pinar (1) Día de las Fuerzas Armadas 2011 (1) Día de las Fuerzas Armadas 2012 (7) Día de las Fuerzas Armadas 2013 (1) Diwaniyah (1) Dos de Mayo de 1808 (1) Dupont (1) Dupré (1) Ejército de Tierra (4) Ejército del Aire (2) Ejército francés (1) El honor (1) elecciones 2010 (1) entrega de despachos (3) Episodios Nacionales (1) Españoles en el Rif (1) Espíritu jinete (1) Estandarte (4) estandarte Farnesio Lanceros 1849 1851 (1) Felicitaciones navideñas (1) Feria de Muestras de Valladolid (1) Fernando VI (1) Ferrer-Dalmau (15) Fiesta Nacional (3) FINUL (11) Francisco Cornet (1) Fuerza Terrestre (1) Fuerzas armadas (4) Fuerzas Pesadas (1) Fundación (2) Galdós (1) GCR VII (6) General Castaños (2) General Reding (2) GRECO (1) Guardia Civil (3) Guerra Convención Francia (2) Guerra de África (3) Guerra de la Independencia (2) Guerra de Sucesión (1) Guerra del Pacífico (1) héroes (6) Historia (4) Hizbulá (1) Hungría (1) Húsares (1) inauguración de curso (1) Infantería (1) Iraq (1) Irutzun (1) ISAF (3) Isla de Alborán (1) Israel (1) Jaén (3) JEMAD (1) Jinetes de Farnesio (1) José Cusachs (2) José Miguel Carrera Verdugo (2) Junta Directiva (1) Jura de Bandera (6) La Legión (7) lancero de honor (1) lancero vigoroso (1) lanceros de Farnesio (3) Líbano (12) Libia (1) Lusitania 8 (1) madelmanía (1) Málaga (2) Maniobras (1) marchas (2) Marchas de revista (1) Melilla (1) miniaturismo (1) Ministra de Defensa (1) Ministro de Defensa (3) misiones en el extranjero (21) Monsanto (1) mujer en las FAS (1) Multinational Hussar Patrol (1) Muqtada Al-Sadr (1) museo (1) Museo del Ejército (1) Música militar (3) Navidad (4) ONU (10) Operación Prestige (1) opinión (4) OTAN (2) Palacio de Capitanía General de Barcelona (1) Palacio Real de Valladolid (3) Pascua Militar (4) Patrón de la Caballería (4) Pedro del Castillo (4) Pedro Morenés Eulate (2) Pérez-Reverte (2) Pinar de Antequera (1) premio Pedro del Castillo (3) Premios Ejército (1) presidente del Gobierno (2) Primo de Rivera (1) puntos de marcha (1) Regimiento de Alcántara (5) Regimiento de Infantería Soria nº 9 (1) Regimiento Farnesio (45) Relevo en el mando (1) Renedo (2) Reserva Voluntaria Honorífica (1) Restrepo (1) Revista inspección (1) S.M. El Rey (2) Santiago Apóstol (6) Santovenia (1) sargentos (1) Seguridad (1) Semana de las Fuerzas Armadas 2013 (2) Semana Santa (1) Sevilla (1) Silvestre (1) simulador Leopardo 2 Indra (1) soldado Carmona (1) soldados españoles (14) suboficiales (1) Subteniente Ángel Ortega (1) Tercios de Flandes (1) timbales (1) Tolosa (1) UNPROFOR (1) Utrera (1) Valladolid (16) Viator (1) Villaviciosa 14 (2) Villaviciosa de Tajuña (1) Zayas (1)