lunes, 23 de mayo de 2011

Dos pintores catalanes para un Ejército

Artículo publicado por gentileza de Asasve, con expresa autorización de su
autor don Germán Segura García, Capitán de Artillería y Doctor en Historia,
Coordinador de la exposición "Ferrer Dalmau y el legado de Cusachs"
 
 
"General del Montesa en Barcelona", Ferrer-Dalmau
Cataluña fue siempre tierra de artistas, singular muestra del infatigable genio hispano. Sin querer incidir en tópicos, la situación geográfica de su territorio, bañado por las aguas del viejo Mediterráneo y punto de encuentro de las ideas tramontanas y de las más específicas ibéricas, configuró un espacio de tensión intelectual en sus habitantes que acabaría dando frutos positivos en diversos campos, entre ellos el artístico. El catalán, hombre de frontera, de encrucijada, se moldeó lentamente con el martillo de su historia para forjar modelos exportables de temperamento industrioso y emprendedor. El producto final constituyó, quizás, una de las mayores glorias de Cataluña. Siempre que el catalán abandonó las costas del provincianismo y navegó decidido hacia los mares cosmopolitas, fue capaz de exportar su visión juiciosa, a veces ideal, de la realidad. Se convirtió así en un referente necesario, un soplo de aire fresco en otras latitudes peninsulares, el norte de personas que buscaban sendas poco trilladas y que admiraban el sentido de perfección y autoexigencia de muchos catalanes. A cambio, éstos, por no circunscribir sus esfuerzos únicamente a Cataluña o a los intereses de sus élites, fueron apreciados con considerable menos fervor en su propia tierra, que en ocasiones llegó a mirar con precaución a sus hijos más universales. Un poco de esto hay en la obra y figura de Ferrer-Dalmau.


Augusto Ferrer-Dalmau Nieto, hijo de Barcelona y enamorado de una Cataluña que se mantiene viva en los corazones de muchos españoles, no encaminó su carrera artística como pintor hacia rutas vanguardistas que le hubieran deparado quizás otros y más sustanciosos laureles. Iniciado en la pintura paisajística, de sus incipientes pinceles surgieron evocadoras marinas y hermosas perspectivas de su tierra catalana. Sin embargo, el paisaje, por muy sugestivo que fuera, estaba por fuerza incompleto sin la presencia de la figura humana. A los alardes técnicos para conformar plausiblemente un escenario natural, se aunaron los esfuerzos por tratar de reflejar el infinito abanico de las pasiones humanas, especialmente cuando éstas eran llevadas a su máxima tensión en tiempo de guerra.

De todos es sabido o al menos intuido que la guerra es uno de los lances más traumáticos que una persona puede experimentar en su vida. Por eso, la sociedad actual, imbuida de un pacifismo al borde del suicidio colectivo, intenta ahorrarnos su traumática visión e incluso ocultar su obstinada presencia. Pero la guerra, por mucho que nos empeñemos en negarla, es una realidad que por desgracia siempre ha existido, poniendo a prueba las virtudes y sacando a la luz los defectos de las comunidades que padecen su furia. Del mismo modo, se suele obviar que el soldado es la primera víctima de un fenómeno que le sobrepasa ampliamente y que, como tal, merecería al menos la compasión y el reconocimiento de sus conciudadanos. 

Ferrer-Dalmau puso hace tiempo sus capacidades artísticas al servicio y en recuerdo de los soldados que una vez siguieron las banderas. En este sentido, da continuidad al legado de Cusachs, el artillero-pintor que retrató como nadie los ejércitos españoles del último cuarto del siglo XIX. La temática escogida, un tanto lejos de los circuitos comerciales de arte, honra a los dos artistas catalanes.

"Batería de montaña (1886)", José Cusachs
José Cusachs y Cusachs (1851-1908) es el máximo exponente de la pintura de temática militar en España. Su extensa obra, no sólo reducida a este asunto, fue valorada positivamente por sus contemporáneos y es muy reconocida en el mundo castrense. Buena parte de sus cuadros permanecen aún devotamente custodiados en numerosos establecimientos militares de nuestra geografía, entre ellos el Palacio de Capitanía General de Barcelona. Más desconocida fue, en cambio, su trayectoria como oficial de artillería durante el Sexenio Revolucionario (1868-1874) y la Tercera Guerra Carlista (1872-1876). Las experiencias vividas en el transcurso de su periodo en filas, una época a la que se sintió muy ligado emocionalmente, sumadas a unas cualidades artísticas precozmente definidas y a un carácter siempre propenso a la observación del natural, produjeron resultados de una gran belleza plástica y emotiva, haciendo del pintor catalán una referencia ineludible para todo aquél que, en adelante, se ha consagrado a este asunto tan específico. 

Ferrer-Dalmau, siguiendo la huella de su insigne paisano, también se ha especializado en pintar soldados, en plasmar en lienzo las páginas, algunas de ellas olvidadas, de nuestra historia militar. Con su fértil producción trata de recuperar la memoria del pasado y se hace eco de la silenciosa labor que desempeñan los ejércitos en la sociedad actual, tan distinta en gustos estéticos y éticos a la de Cusachs. Por mantenerse fiel a una temática poco convencional y hacerlo con una pasión que desborda el estrecho marco de sus cuadros para incitar al espectador a reflexionar sobre los valores que forjaron nuestra comunidad, Ferrer-Dalmau puede ser visto con reserva por los que no comparten sus desvelos o, sencillamente, por los que niegan a la institución militar cualquier capacidad de infundir alguna virtud a la sociedad de la que se nutre. El soldado, en cambio, siempre le estará agradecido por la empatía que desprenden sus lienzos y por traer al presente, de una forma veraz e impactante, las escenas de un pasado hilvanado con el esfuerzo y el sufrimiento de tantas personas que, en distintas circunstancias, sirvieron honradamente en nuestros ejércitos.

Con la mente puesta en el recuerdo de nuestros soldados de todos los tiempos, el Palacio de Capitanía General de Barcelona se honra en albergar la exposición “Ferrer-Dalmau y el legado de Cusachs”, una pequeña selección de las obras de dos grandes pintores barceloneses. Para la ciudad ha de ser motivo de orgullo tener la ocasión de acoger, aunque sea por unos días, el fruto del trabajo de dos de sus hijos aventajados, de dos catalanes que ven en las Fuerzas Armadas, en sus hombres y mujeres, las sublimes virtudes que adornan la nación española y los ideales que antaño defendieron. Un verdadero regalo visual para sus ciudadanos y un motivo de reflexión del papel de los ejércitos en nuestros días. Pero es también, por qué no, una oportunidad para que el público sueñe, se emocione, contemple, se retrotraiga, en fin, a ese pasado mitad miseria mitad grandeza que el tiempo, en su melancólica e imperturbable marcha, ha ido depositando lentamente en el fondo de nuestra alma colectiva. 

viernes, 20 de mayo de 2011

Celebración de las Glorias navales de Chile


Con la asistencia de nuestro Presidente y de nuestro Vocal de Relaciones Institucionales, se celebró en la residencia del embajador de Chile en España una recepción en conmemoración de las Glorias navales de Chile. 

Con ello se recuerda el llamado combate de la rada de Iquique, que dentro de la llamada Guerra del Pacífico tuvo lugar entre navíos de las escuadras chilena y peruana el 21 de Mayo de 1.879. En ese combate los buques chilenos “Esmeralda”, gemelo de nuestro Juan Sebastián Elcano, mandado por Prat Chacón y la cañonera “Covadonga”, a las órdenes de Carlos Condell de la Haza trabaron combate desigual con los buques peruanos monitor “Huáscar” y la fragata “Independencia”. 

El recuerdo de la gesta de Arturo Prat Chacón y de los contendientes de ambos bandos, en cuyos orígenes se encuentran profundas raíces españolas, como señaló el Embajador de Chile, Sergio Romero, al dar la bienvenida a los asistentes a la conmemoración del 21 de Mayo, se celebra en todo Chile como un hecho heroico que sirvió en gran medida para aunar el sentimiento patriótico de los chilenos. El Embajador destacó, además, como en todo el territorio chileno se recuerda este hecho con la participación de niños y jóvenes estudiantes. 

El Agregado Naval de Chile, Capitán de Navío, Leonel Muñoz Villareal habló sobre el significado de la conmemoración de la gesta de la rada de Iquique y Punta Gruesa destacando la trascendencia del sacrificio de Prat como ejemplo de todas las generaciones de chilenos. 

Entre los asistentes, se contaron jefes navales de la Armada española, alcaldes, agregados navales de distintas naciones y empresarios españoles y chilenos, especialmente una delegación de Telefónica de Chile.

21 de Mayo de 2011,desfile conmemoración Glorias navales de Chile

martes, 10 de mayo de 2011

El soldado de la frontera

Vuelve de nuevo, tras treinta años, al Regimiento en el que “echó los dientes” como teniente recién salido de la Academia General Militar, ahora como su Coronel jefe, “una meta muy importante, pero en modo alguno la culminación de mi carrera. Desde luego que puedo sentirme un privilegiado”.

Anda estos días Antonio Lorenzo Ponce de León de acá para allá haciéndose con las riendas del Regimiento de Caballería de Reconocimiento “Farnesio” 12, de cuyo mando tomó posesión el 30 de marzo. Mucho ha llovido desde que aquel teniente llegara a principios de los años 80 al por entonces Regimiento Acorazado de la Brigada Jarama. Piloto de helicóptero, especialista en Inteligencia, destinos en Estados Mayores, cursos OTAN, misiones en el exterior, experimentar la guerra en primera persona a miles de kilómetros de España…

Pero al final, servir en la Caballería sigue siendo lo mismo, desde tiempos remotos. “A mí me gusta decir que somos los soldados de la frontera”, explica suavemente este hombre huesudo, jinete practicante y a quien escuchándole hablar sobre la Caballería, no cuesta imaginar defendiendo, en otras épocas, el peregrinar cristiano vistiendo el hábito de los monjes soldados del Temple o de San Juan de Jerusalén.

El soldado de Caballería, el explorador, vive, maniobra, combate y muere por delante, donde la tierra y el cielo se unen, en el territorio de la incertidumbre y de lo desconocido. Y es a ese soldado de la frontera al que, en opinión de Ponce de León, hay que exigirle por encima de todo tres virtudes: “Iniciativa, sacrificio y abnegación”. Iniciativa, pues se encontrará a vanguardia del grueso, lejos y probablemente aislado. Sacrificio, pues su labor de avisar e informar sobre lo que aguarda en el territorio de la incertidumbre prima sobre la seguridad del propio explorador; y abnegación, dado que ese sacrificio, llevado hasta el final, necesita de un sustento moral en el que basarse. Mi seguridad en beneficio de la de los demás.

En tiempos de pretendida homogeneidad, en los que las diferencias parecen difuminarse, el coronel de Farnesio defiende su Arma, y el espíritu jinete: “Desde que el caballo se convirtió en un medio de combate, la Caballería proporcionó a los Ejércitos unas posibilidades y una forma de combatir características”, recuerda Antonio Lorenzo.

“La evolución del arte de la guerra hizo que la Caballería tuviera que prescindir del caballo en un determinado momento”, prosigue, “sin embargo, la capacidad de adaptación a la evolución, tanto de medios como de procedimientos, ha hecho que la forma de combatir de la Caballería, y las misiones que tradicionalmente se le han asignado, como el reconocimiento y la seguridad, mantengan hoy toda su vigencia”.
En definitiva, que podrá llamarse Caballería, Reconocimiento, H o B, pero siempre encontraremos a un soldado a vanguardia o en los flancos, reconociendo el terreno, vigilando al enemigo, analizando su despliegue y su actitud e informando a su escalón superior: estradiote, húsar, cazador, scout, flanqueador… Y defender esa mentalidad, ese saber hacer, esa idiosincrasia es misión de todo el Arma, desde sus generales hasta el más humilde de los exploradores, insiste el Coronel de Farnesio.

Puestos a teorizar, Antonio Lorenzo Ponce de León tiene clara su definición para la Guerra: “la última opción para resolver cualquier conflicto”. No en vano, él ha podido ver y sentir de cerca, muy de cerca, esa espeluznante experiencia, en Iraq. En 2003, se encontraba al frente de la célula de cooperación cívico militar de la División Multinacional que encabezaba Polonia en el sur de Iraq, y en la que estaba encuadrado el contingente español. De aquellos meses de una intensidad extenuante, guarda el recuerdo del compañerismo frente a las dificultades del día a día, de la aplicación práctica de muchos conocimientos teóricos, y de la emoción indescriptible de recorrer una y cien veces las ruinas de la mítica ciudad de Babilonia, de pisar el lugar en el que murió Alejandro El Grande.
Revive sin dificultad y lo expresa con fluidez y detalle la ansiedad de la incertidumbre sobre el porvenir, el despertarse por la mañana preguntándose si la siguiente noche volvería a acostarse, el recorrer las calles de las ciudades iraquíes sintiéndose observado por ojos anónimos de desconocidas intenciones, el detenerse en un atasco de circulación en una calle atestada de gente, de obstáculos, de vehículos aparcados cuyo interior puede albergar un artefacto improvisado que en una décima de segundo acaba con todas las ilusiones, los anhelos del resto de la existencia. La incertidumbre es trabajar, bromear, vivir con media docena de zapadores checos, con los que uno comparte mentalidad y una manera de entender la vida; y descubrir tiempo después, ya lejos de aquello, que los seis ya no son, que la pregunta del día a día, -¿volveré?- se transformó en la dura certeza de una emboscada que acabó con todos ellos.

Y por encima de todo, el sufrimiento de la gente. “Es indescriptible, inimaginable, imposible de olvidar” ver a los niños malnutridos, la miseria de las ciudades, el desprecio por la vida, la presencia cotidiana de la muerte, la facilidad con que desaparecían y aparecían en manos equivocadas decenas y decenas de toneladas de explosivos, sin control de ningún tipo. El pasador tricolor rojo, blanco y negro que luce en la pechera de su guerrera, la condecoración concedida por Polonia, es el testimonio mudo de todo lo vivido y, sobre todo, sufrido y no conocido en las tierras de Mesopotamia.

¿Y cómo ve el nuevo Coronel de Farnesio el asociacionismo militar? “En el seno de las Fuerzas Armadas, tratamos al militar veterano con el respeto y la consideración que se merecen su dedicación y los servicios prestados a España”. Y va más allá, al recodar que los veteranos, como los del viejo Tercio de Hessen-Homburg, son “un ejemplo para los que actualmente servimos en sus filas”, además de que pueden aportar “una contribución inestimable a la difusión del glorioso historial y las tradiciones de una de las Unidades más antiguas y con mayor prestigio del Ejército de Tierra español”.

domingo, 1 de mayo de 2011

Dos de Mayo de 1808: "In memoriam"

Al llegar estas fechas es obligado rememorar aquellos hechos acaecidos en 1808, cuando nuestra Nación, para salvaguardar su libertad, tuvo que alzarse contra un enemigo invasor militarmente muy superior, hasta... ¡vencerle! Las nuevas generaciones, condicionadas por un sistema educativo fragmentado y aldeano, quizás tienen poca información acerca de estos hechos... Por ello me ha parecido oportuno traer aquí dos recreaciones documentales interesantes que nos ilustrarán sobre aquellos sucesos y... sus consecuencias. Espero que las disfruten.

El Dos de Mayo de 1808


El Bando de Móstoles: la lucha por la libertad


Oda al Dos de Mayo

Temas del blog:

12 de Octubre (3) Academia de Caballería (13) Academia General Básica de Suboficiales (6) Academia General Militar (4) Afganistán (14) Alcalde de Móstoles (1) Amar (2) Amigos del Camino Español de los Tercios (2) Ángel Tornel Yáñez (1) Aniversario (8) Annual (3) Arma de Caballería (17) arriado de la Bandera (1) Artillería (1) Arturo Prat Chacón (1) asamblea ordinaria (4) Asarta (4) Asasve (1) Asociación (10) Asociación Retógenes (2) ASPFOR (1) Avilés (1) Bailén (5) Banda de Guerra (2) Base Militar El Empecinado (7) Batalla de Villaviciosa (2) boina verde (1) Bosnia (1) Brigada Paracaidista (2) Brihuega (2) BRILAT (4) BRILEG (2) BRIMZ (1) Caballería Tradicional Chilena (1) Cabezón de Pisuerga (2) Cabo Arancha López Muñiz (1) Cáceres (1) Cádiz (2) caídos (6) Capitán Germán Segura García (1) carga (1) Cariñena (1) Carlos Molero (3) Carmona Silvestre (1) carrera (1) Carro Leopardo 2E (1) carros de combate (2) Carta a un militar español (1) cascos azules (9) CEFOT (2) chambergo (1) Charoska (1) Chile (3) Círculo de amigos de las FAS (5) clarines (2) Comandante Julio Benítez (1) comienzo de curso (1) condecoraciones (3) Conmemoración (1) Consejo Superior del Ejército (1) Coronel Blanco Areán (2) Coronel Fernando de Prat Martí (1) Coronel Lorenzo y Ponce de León (5) Coronel Martínez Delgado (6) Coronel Truchuelo (4) Cristo de la Buena Muerte (2) Cruz del Mérito Militar con distintivo rojo (1) Cruz Laureada de San Fernando (4) cuartel Conde Ansúrez (1) Cultura de defensa (14) customización (1) Defensa (1) denominación (1) Desastre (1) Desfile (1) destacamento de El Pinar (1) Día de las Fuerzas Armadas 2011 (1) Día de las Fuerzas Armadas 2012 (7) Día de las Fuerzas Armadas 2013 (1) Diwaniyah (1) Dos de Mayo de 1808 (1) Dupont (1) Dupré (1) Ejército de Tierra (4) Ejército del Aire (2) Ejército francés (1) El honor (1) elecciones 2010 (1) entrega de despachos (3) Episodios Nacionales (1) Españoles en el Rif (1) Espíritu jinete (1) Estandarte (4) estandarte Farnesio Lanceros 1849 1851 (1) Felicitaciones navideñas (1) Feria de Muestras de Valladolid (1) Fernando VI (1) Ferrer-Dalmau (15) Fiesta Nacional (3) FINUL (11) Francisco Cornet (1) Fuerza Terrestre (1) Fuerzas armadas (4) Fuerzas Pesadas (1) Fundación (2) Galdós (1) GCR VII (6) General Castaños (2) General Reding (2) GRECO (1) Guardia Civil (3) Guerra Convención Francia (2) Guerra de África (3) Guerra de la Independencia (2) Guerra de Sucesión (1) Guerra del Pacífico (1) héroes (6) Historia (4) Hizbulá (1) Hungría (1) Húsares (1) inauguración de curso (1) Infantería (1) Iraq (1) Irutzun (1) ISAF (3) Isla de Alborán (1) Israel (1) Jaén (3) JEMAD (1) Jinetes de Farnesio (1) José Cusachs (2) José Miguel Carrera Verdugo (2) Junta Directiva (1) Jura de Bandera (6) La Legión (7) lancero de honor (1) lancero vigoroso (1) lanceros de Farnesio (3) Líbano (12) Libia (1) Lusitania 8 (1) madelmanía (1) Málaga (2) Maniobras (1) marchas (2) Marchas de revista (1) Melilla (1) miniaturismo (1) Ministra de Defensa (1) Ministro de Defensa (3) misiones en el extranjero (21) Monsanto (1) mujer en las FAS (1) Multinational Hussar Patrol (1) Muqtada Al-Sadr (1) museo (1) Museo del Ejército (1) Música militar (3) Navidad (4) ONU (10) Operación Prestige (1) opinión (4) OTAN (2) Palacio de Capitanía General de Barcelona (1) Palacio Real de Valladolid (3) Pascua Militar (4) Patrón de la Caballería (4) Pedro del Castillo (4) Pedro Morenés Eulate (2) Pérez-Reverte (2) Pinar de Antequera (1) premio Pedro del Castillo (3) Premios Ejército (1) presidente del Gobierno (2) Primo de Rivera (1) puntos de marcha (1) Regimiento de Alcántara (5) Regimiento de Infantería Soria nº 9 (1) Regimiento Farnesio (45) Relevo en el mando (1) Renedo (2) Reserva Voluntaria Honorífica (1) Restrepo (1) Revista inspección (1) S.M. El Rey (2) Santiago Apóstol (6) Santovenia (1) sargentos (1) Seguridad (1) Semana de las Fuerzas Armadas 2013 (2) Semana Santa (1) Sevilla (1) Silvestre (1) simulador Leopardo 2 Indra (1) soldado Carmona (1) soldados españoles (14) suboficiales (1) Subteniente Ángel Ortega (1) Tercios de Flandes (1) timbales (1) Tolosa (1) UNPROFOR (1) Utrera (1) Valladolid (16) Viator (1) Villaviciosa 14 (2) Villaviciosa de Tajuña (1) Zayas (1)